Domingo, 08 de Enero de 2017 23:16




¿QUÉ VAMOS A HACER?


Durante la 125ª edición de la Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria, se desarrollaron dos importantes eventos solidarios relacionados con el campo argentino, en los cuales Solidagro estuvo presente. 
Justamente durante la entrega de los “Premios a la Gestión Solidaria del Campo” el Proyecto BESO, presentado por la institución, recibió Mención Especial en la categoría Promoción Laboral; Agroproyectual entrevistó en forma exclusiva al Ingeniero Ricardo Hara, Presidente de Solidagro, para conversar sobre la tarea que la fundación lleva a cabo.





“Mil Corazones Latiendo Juntos”


El 19 de julio último, en el marco de la Exposición Rural 2011, Solidagro y Fundación Sociedad Rural Argentina, convocaron en forma conjunta a uno de los eventos más importantes del año, el almuerzo solidario que reunió a mil personas que se traducen en mil corazones compartiendo valores comunes y trabajando unidos por una Argentina mejor. El respeto, la ética y la solidaridad puestas al servicio de una mejor nutrición, más educación, generación de trabajos dignos y mayor integración social.

A continuación transcribimos parte del discurso pronunciado por Ricardo Hara con motivo del evento:

“…Nosotros podemos y debemos ser los protagonistas. Porque no podemos seguir criticando desde el cómodo sillón de los “opinólogos” y seguir con los brazos cruzados viendo cómo avanza la desintegración social y se debilita  la calidad institucional.

Resulta prioritario que transformemos las múltiples iniciativas en concretas “terminativas”, trabajando en forma efectiva y construyendo redes que nos permitan alcanzar resultados perdurables a partir de la inteligencia argentina y no de la viveza criolla.

La ética debe convertirse en la amalgama imprescindible entre la política, la economía y la sociedad si realmente aspiramos a un desarrollo sustentable y para ello debemos superar las falsas antinomias y divisiones entre los argentinos.

Todos coincidimos en que resulta prioritario reducir la exclusión y combatir la pobreza en la Argentina, pero debemos entender -de una vez por todas- que la mejor forma de luchar contra la pobreza es generando trabajo genuino, no repartiendo planes asistenciales.


Debemos darnos cuenta que la pobreza no se termina distribuyendo la riqueza que hay sino generando más riqueza y para eso, debemos actuar sobre las capacidades de las personas, más que sobre sus condiciones.

Tenemos que volver a la cultura del esfuerzo y la satisfacción por hacer las cosas bien, ya que en ese esfuerzo encontraremos nuestra recompensa: vivir hermanados en una Argentina más equitativa, más digna y próspera.

Si queremos ser una verdadera potencia agroindustrial, el campo argentino en su conjunto y en su diversidad, además de ser el motor productivo y económico, debe convertirse en un verdadero ejemplo de confianza y calidad, buenas prácticas y responsabilidad social.

Porque, no podrá haber empresas exitosas en sociedades que fracasan ni sectores prósperos en países que no progresan. 

Porque otra Argentina es posible. Depende de Nosotros”.