Jueves, 20 de Octubre de 2016 13:11

 

 

 

AUTOCONSUMO EN LECHERÍA *

¿Se puede Controlar el Consumo?


El silaje de maíz de planta entera es la reserva forrajera más usada en la actividad lechera. Para un sistema de producción basado en el uso de pasturas, el grado de inclusión del silaje de maíz en la dieta del rodeo lechero es función de la producción del forraje pastoreado.

El proceso de ensilado mayormente se realiza en silo bolsa o silo torta.

Sin embargo, también existen otras opciones que incluyen desde estructuras subterráneas (silo trinchera) a construcciones tipo bunker o puente.

 

El grado de precisión sobre asignación individual del silaje depende del sistema de suministro. En la práctica, el sistema de extracción y entrega mecánica en comederos es más preciso que el sistema de autoconsumo, donde la extracción del silaje, a partir del silo, es realizada por las vacas, usualmente por detrás de una reja metálica o alambre eléctrico.

En la actualidad, para simplificar la rutina de alimentación y minimizar los costos asociados al uso de maquinarias, muchos productores que recientemente han optado por el uso de silaje, así como también aquellos que oportunamente apostaron por un sistema de suministro mecánico, se han inclinado por el sistema de autoconsumo.

En el autoconsumo es relevante garantizar la accesibilidad de las vacas al silaje. Accesibilidad se refiere a la facilidad con la cual los animales pueden remover el silaje.

En este sentido, las siguientes variables cobran importancia:

1) El tiempo asignado al consumo de silaje (ilimitado vs. restringido).

2) El espacio asignado por animal, sobre todo cuando el tiempo de asignación al silaje es restringido.

3) La frecuencia diaria con la cual se mueve la barrera física (reja o alambre), particularmente cuando el área de acceso al silo es limitada (silo bolsa abierto únicamente por los extremos).

4) La limpieza del área de consumo, mayormente durante episodios de lluvia.

5) El rango social (dominantes vs. subordinadas).

Como se describió anteriormente, en el suministro por autoconsumo los animales extraen el silaje por sí mismos. Por lo tanto, es relevante garantizar que el consumo individual de silaje se ajuste a lo formulado en la dieta. Caso contrario, el sobreconsumo podría inducir a desordenes

digestivos y, consecuentemente a mermas en la producción, mientras que el subconsumo repercutiría negativamente sobre el potencial productivo del rodeo.

Investigadores británicos evaluaron el comportamiento alimenticio de vaquillonas lecheras para reposición en un sistema de autoconsumo, donde todos los animales podían comer el silaje de maíz al mismo tiempo.

Para una asignación de 3 horas diarias y un espacio de 50 cm/animal, se registró una tasa de consumo de 57,03 g de materia seca (MS)/min., para un tiempo de alimentación de 124 min.

A modo de comparación, para un sistema de entrega de silaje de maíz en comederos móviles

(espacio/animal = 100 cm), la tasa de consumo de vacas lecheras en producción fue 68,40 g MS/min., para un tiempo de alimentación de 120 min. (Dato propio; ver Figura 1: Tasa de consumo del silaje de maíz para un sistema de suministro por autoconsumo y Silaje de Maiz por entrega mecánica en comederos).

Al igual que para la entrega en comederos, la tasa de consumo para el suministro por autoconsumo fue elevada. Con el objetivo de encontrar una estrategia capaz de reducir el consumo, se evaluaron dos métodos para restringir la accesibilidad al silaje. Por un lado, se redujo el espacio asignado por animal (40 vs. 20cm) y por el otro se limitó la asignación de

tiempo para consumo (5 vs. 3 horas). Ambas estrategias redujeron el consumo únicamente entre un 6 a 7%, debido a que las vaquillonas supieron compensar las limitantes impuestas mediante un aumento en la tasa de consumo del orden del 14 al 33%. Además, en comparación a las subordinadas, las vaquillonas dominantes tuvieron un consumo (+10%) y

una tasa consumo (+15%) significativamente superiores.

Conclusiones

Sobre la base de lo expuesto se podría inferir que el control del consumo

individual del silaje en sistemas de autoconsumo es complejo y que, la implementación del mismo tendría que ser cuidadosamente planeada para evitar problemas de salud y mermas en la producción, y no menos importante, para no subestimar la presupuestación forrajera.


Fuente: *Gustavo Bretschneider, INTA AER Necochea - EEA Balcarce. Mayo 2016.

Última actualización el Jueves, 20 de Octubre de 2016 13:16