PDF Imprimir E-mail




ENERGÍAS ALTERNATIVAS APLICADAS AL RIEGO


El cultivo de cebolla es una de las principales actividades productivas en el valle bonaerense del Río Colorado. Con una superficie cultivada cercana a las 13.000 hectáreas, esta actividad representa un valor comercial importante para la economía regional porque abastece al mercado interno y logra un significativo saldo exportable.

En esa zona, el riego gravitacional realizado por surco, melga o tablón representa el 98% de la superficie regada, pero los niveles de ineficiencia de estas prácticas son aproximadamente del 50%. Por tratarse de la actividad con mayor aporte al producto bruto agropecuario de la región se planteó la posibilidad de implementar el riego por goteo y el uso de energías alternativas.

 

Justamente uno de los proyectos presentados durante el reciente Congreso CREA 2016, en el espacio de innovación CREA Lab, abordó la eficiencia del riego por goteo en cebolla y otras hortalizas pesadas, con el uso de energía solar fotovoltaica.

Para conocer los detalles del proyecto entrevistamos en forma exclusiva para AgroPROYECTUAL al ingeniero Fernando Ocampo, integrante del equipo técnico del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar - IPAF Pampeano-INTA.



En el área de influencia del Valle Inferior del Río Colorado, los especialistas del INTA Hilario Ascasubi, señalan que el riego es imprescindible para llevar adelante los cultivos, y que tanto el agua como la energía eléctrica son recursos limitantes en la zona (disponibilidad y costos), por lo que la respuesta está en el uso eficiente de ambos recursos.

Teniendo en cuenta las características del cultivo de cebolla en esa región, se planteó la necesidad de incrementar la eficiencia del riego considerando que cada año, la mayor demanda de agua por parte del cultivo ocurre entre los meses de diciembre y enero, coincidiendo con el mayor desfasaje entre la demanda neta y la aplicación bruta de láminas de riego.

Asimismo se observa una tendencia a la reducción de la disponibilidad de agua aportada por el río y conducida para riego gravitacional (práctica común en la zona), y un aumento de la concentración de sales de calcio, magnesio y en menor medida sodio, en las aguas.

 

Fue así que el equipo técnico del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar - IPAF Pampeano-INTA, dirigido por el ingeniero Marcos Hall, en colaboración con técnicos de la Estación Hilario Ascasubi del INTA, condujeron las investigaciones para evaluar el dimensionamiento de un sistema de riego por goteo con energía solar fotovoltaica, a fin de mejorar la eficiencia de procesos como respuesta a empresas de agricultura familiar en la zona.



Durante la entrevista, el ingeniero Fernando Ocampo nos explicó que a partir de la caracterización agroecológica efectuada por los técnicos del INTA Ascasubi respecto del cultivo, del agua y del suelo de la zona, desde IPAF Pampeano consideraron la posibilidad de “aumentar la eficiencia a partir de la utilización del riego localizado, lo cual contribuye a minimizar procesos de salinización del suelo. Esta tecnología resulta más apropiada para planteos conservacionistas por la escasa intensidad de laboreo y movimiento de suelo que requieren para su implementación”.

De acuerdo con el atlas solar, desarrollado por la NASA, el valle bonaerense del río Colorado cuenta con una adecuada disponibilidad de radicación solar.

“La energía solar fotovoltaica es un recurso limpio, renovable y disponible que puede ser perfectamente aprovechado en sistemas destinados al bombeo de agua para riego”, señaló Ocampo.

 

Entre las características  de los sistemas de energía solar fotovoltaica, es de destacar la escasa necesidad de mantenimiento respecto de los equipados con motores de combustión, y la coincidencia en el tiempo que tienen la mayor generación de energía disponible para el bombeo con la mayor tasa de evapotranspiración del cultivo.

Entre los principales factores que afectan las prestaciones de un sistema de bombeo de agua con energía fotovoltaica se deben considerar: las características de la bomba, el caudal de aplicación, la frecuencia y distribución de riego, la insolación y la capacidad de generación de energía eléctrica.

Asimismo, los especialistas afirman que las instalaciones fotovoltaicas son frecuentemente subutilizadas debido a que las necesidades de riego son estacionales, mientras que la producción fotovoltaica se da a lo largo de todo el año; razón por la cual, se incrementan los tiempos necesarios para la amortización del capital invertido.



Ocampo, afirmó que “la adopción de las distintas técnicas de riego siempre dependen de la disponibilidad de energía, o el acceso que pueda tener el productor a la misma, en una zona determinada”.

“Por eso, en este caso particular del valle bonaerense del Río Colorado estamos probando un sistema presurizado de riego por goteo que funciona con energía solar”, expresó Ocampo quien resaltó que: “Se trata de una herramienta que, además, permitirá alcanzar una eficiencia del 90 % en el uso del agua”.

El especialista señaló que: “Considerando las condiciones evaluadas en este caso de estudio, la potencia de la instalación fotovoltaica necesaria para suplir las necesidades de riego es de 3Kw. Sin embargo se considera que un sistema de generación de 1,5Kw complementado con la provisión de energía a partir de otras fuentes resultaría más eficiente en función de la capacidad instalada”.

 

Concluyendo la entrevista, Fernando Ocampo nos confirmó que están trabajando actualmente para dimensionar otros proyectos de riego en diferentes cultivos, en otras zonas del país, y aseguró que: “desde el IPAF siempre estamos en la búsqueda de herramientas que sirvan para asegurar a los agricultores el acceso a fuentes alternativas de energía”.

 

Nota: Imágenes de cultivo, gentileza INTA.

Última actualización el Martes, 20 de Diciembre de 2016 10:36