PDF Imprimir E-mail




AGREGADO de VALOR

EL CAMBIO DE PARADIGMA: “del Lote a la Góndola”

 


El futuro de la producción agropecuaria a nivel global transita hacia el concepto de “producción holística”, estamos ingresando en la era de las biorefinerías integradas donde “nada se tira, todo se aprovecha y se transforma”. En el pasaje de la agricultura tradicional a la nueva agricultura, se presenta el cambio de paradigma de la Economía Agraria a la Bioeconomía.

En el contexto internacional, el aumento de la demanda global de alimentos representa una oportunidad para países como la Argentina, al mismo tiempo que se plantean nuevos desafíos.

Un mundo necesitado de alimentos espera que seamos innovadores, eficientes y sustentables en los tres ejes (económico, ambiental y social).

Ante este panorama, desde la Secretaría de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria de la Nación, se impulsa un plan de acción que potencie la integración pública y privada, a través de procesos productivos sustentables, con énfasis en el agregado de valor en origen y la generación de bioenergías; en sintonía con la tendencia de la bioeconomía.

 

En ese marco, asistimos a la conferencia que brindó el ingeniero agrónomo Mario Bragachini, Coordinador del Proyecto Integrador 1: “Procesos Productivos Agroindustriales para Agregar Valor en Origen en forma sustentable “- PNAIyAV - INTA EEA Manfredi, organizada por el Centro de Capacitación y Negocios del Agro, durante la 130º Exposición Rural de Palermo. Al término de su exposición, lo entrevistamos en forma exclusiva para AgroPROYECTUAL, para conocer detalles de ese proyecto.


 

Mario Bragachini, especialista del INTA Manfredi en maquinaria agrícola y agricultura de precisión, y coordinador del Proyecto Integrador de Agroindustria y Agregado de Valor, resaltó que: “A partir de las nuevas políticas para el sector agropecuario, la conjunción del sector público y privado es un paso muy importante en el camino que ya habíamos iniciado desde el INTA en el año 2008, cuando comenzó el Programa Específico de Agregado de Valor en Origen”.  El programa del INTA propone el asociativismo de los productores, que adquieran escala y agreguen valor a su materia prima con tecnología competitiva y de manera sustentable, generando trabajo y renta genuina, lo que incide positivamente en el arraigo y el desarrollo local y regional.

Bragachini valoró que, “Los objetivos del proyecto se siguen afianzando a medida que se avanza en el trabajo conjunto con el Ministerio de Agroindustria, el INTI, otros centros de investigación, las cámaras del sector y otros organismos privados” y reconoció que “como todo inicio lleva su tiempo de maduración y en principio lo adoptan los productores más emprendedores, pero afortunadamente en Argentina, y fundamentalmente en Córdoba, ya hay muchos casos en funcionamiento con excelentes resultados de integración y asociativismo”, y mencionó algunos ejemplos de ello, que involucran la generación de energía a partir de distinto tipo de materias primas provenientes del sector agropecuario. El fundamento se basa en que, mientras exista fotosíntesis se puede producir biomasa, que con tecnología adecuada se puede transformar en bioenergía distribuida; la idea es propiciar las herramientas para que esta iniciativa se expanda en todo el país, abarcando todas las cadenas de valor.



Durante su exposición ante el auditorio de la ExpoRural 2016, Bragachini insistió en la necesidad de “Efectuar una fuerte apuesta a la bioeconomía, bioenergía y agregado de valor en origen como un planteo macro, para los próximos 10 ó 15 años, pero con metas de corto y mediano plazo revisables para definir el camino que tenemos que recorrer como país”.

Asimismo, invitó a que los productores se integren verticalmente en las cadenas de valor: “Sigamos trabajando eficientemente en la producción de materias primas de calidad, podemos seguir produciendo commodities, pero siempre pensando en emprender proyectos de valor agregado para potenciar posibilidades para todos los argentinos”.

Para el coordinador del Proyecto Integrador 1, la creación de empleo de calidad en base a la diferenciación de productos y agregado de valor debiera ser la tendencia actual en todo el país, y asegura que el incremento de puestos de trabajo desde la producción primaria hasta la góndola se verifica muy claramente en la Cadena láctea (40 veces) y en la Cadena de carne bovina (104 veces).

 

Mario Bragachini señala que, si bien existe acuerdo en producir más commodities y transformarlos e industrializarlos para crear más valor y generar más empleo, aún resta entendimiento de partes en cuanto a: si el agregado de valor es en origen, en el tipo de estructura empresarial y cómo efectuar el ordenamiento para lograr el desarrollo territorial, dentro de un país agroindustrial que pueda tener su propia “Marca Argentina” frente al mundo.

En materia de gestión, Bragachini afirma que:El Estado se debe involucrar para que la sustentabilidad sea parte de un plan estratégico de desarrollo del sector agroindustrial, mediante incentivos facilitadores de diferentes tipos”, y considera que el Municipio es el primer estado que debe favorecer la industrialización de la ruralidad, y que es imprescindible delinear políticas activas a nivel regional, articuladas con las provinciales y nacionales.

 


 

También expone la necesidad de impulsar el “asociativismo” entre productores o empresas, en cada caso, con la figura jurídica que más se adapte a las necesidades. Al tiempo que menciona el caso de las Cooperativas de Nueva Generación en origen (CNG), que consisten en asociaciones de productores que se integran en diferentes eslabones en la cadena de valor, mediante diferentes unidades de negocio. Son cooperativas con modelos similares a las Empresas Privadas de Inversión (EPI) con énfasis en agregar valor a sus productos primarios asociativamente y pagar dividendos a sus socios accionistas en forma equitativa a la participación.

Mercado de Maquinarias 2016

En cuanto al mercado de maquinaria agrícola, los datos de los primeros meses (enero-mayo) de 2016 -comparados con los del mismo período del año anterior- indican que a nivel interno aumentó la venta de Cosechadoras y Tractores, con un incremento del 10,8% en la producción total de maquinaria. Pero significativamente menor comparado con las ventas registradas en 2013. Mientras que las exportaciones en 2016 registran una merma respecto de 2015, los principales destinos de la maquinaria argentina en los primeros meses de 2016 fueron: Brasil 26%, Alemania 10,8%, Venezuela 10,8% y Uruguay 7,2%.

En materia de Importaciones de maquinaria agrícola, hasta el momento, creció un 43,4% el total de unidades, lo que representó una suba del 2,9%.

Según Bragachini, “con la reducción de los aranceles de exportación, más una promoción como la nueva Ley de la Maquinaria Agrícola y un dólar como el actual, la competitividad de la industria nacional se recuperó en el mercado interno y para la exportación, pero hoy esas ventajas se están licuando, por lo que se debe buscar más eficiencia de procesos industriales”.

El Futuro de la Maquinaria Agrícola - Novedades y Tendencias al 2025

Ante el cambio de paradigma, y en la búsqueda de brindar respuesta a una mayor eficiencia de procesos agroindustriales, los fabricantes de maquinaria deberán diversificar su producción hacia máquinas de procesos agroalimentarios con alta tecnología y competitividad sistémica incrementando la demanda de puestos de trabajo calificados.

“Los fabricantes de maquinaria, agropartes y electrónica agrícola deberán reconvertirse si no quieren desaparecer del mercado”, afirma Bragachini, aludiendo a que en algunas áreas existen demasiadas fábricas ineficientes pero faltan fabricantes de maquinaria de procesos agroalimentarios y equipamiento para intensificación pecuaria, los que serán muy demandados en estos dos próximos años.

Con visión de futuro, la mecanización bajará el costo laboral/ha que hoy transforman a muchos cultivos en inviables, siendo los más perjudicados los productores pequeños y medianos, o sea lo no mecanizados.

 

Mario Bragachini considera que, “las máquinas del 2025 serán: precisas, inteligentes, automatizadas, robotizadas con inteligencia precargada y registros de datos para lograr trazabilidad de procesos”. Tendrán automatismo de funcionamiento programable (robótica /sensorizada con infrarrojos o visión artificial), en la actualidad ya algunas lo poseen.

Las máquinas estarán interconectadas a través de una plataforma web y otros sistemas de comunicación en tiempo real, con el objetivo de adaptar y guiar a las mismas respetando la variabilidad de suelo, de cultivo, de clima y las que se puedan detectar y segregar en cada m2 de la unidad productiva.



Según el especialista del INTA Manfredi, las máquinas del 2025, serán robotizadas en un 90%, no serán conducidas sino programadas y controladas por la mínima mano de obra especializada, siendo asistidas con potentes software sobre las máquina y/o virtuales en la plataforma web. Tendrán información cada hora, nano satélites con cámaras pancromáticas, multiespectrales, hiperespetrales y térmicas (importantes desarrollos en empresas argentinas).

De esta forma las máquinas robotizadas permitirán más productividad, menos consumo de energía, serán más amigables con el suelo, el ambiente y el operario; y no sólo serán inteligentes para producir granos y forrajes sino cultivos regionales e industriales y también en producciones pecuarias, todos con procesos y productos trazados y certificados que exigen la implementación de Buenas Prácticas en todas las etapas productivas (BPA, BPG y BPM, BP de procesos agroindustriales y agroalimentarios).

 

Las normas ambientales certificadas controlarán la emisión de gases invernaderos GEI/unidad de producción, por lo cual las máquinas tendrán como energía primaria motores endotérmicos muy eficientes de muy baja emisión de gases contaminantes (gasoil, biodiesel, etanol, metano, hidrógeno).

Las máquinas serán fabricadas con otro tipo de materiales: aceros de alta resistencia y materiales aleados de bajo peso y biomateriales. Los neumáticos con presión de aire serán reemplazados por bandas de cauchos que cuadripliquen la superficie de apoyo al suelo.



En general, las máquinas serán más grandes y eficientes para producir granos y cultivos extensivos, pero posiblemente se empleen numerosos robots más pequeños en fruti-horticultura y cultivos especiales. Los mini robots podrán trabajar con baterías recargables o directamente con energía solar.


En un futuro no tan lejano, Argentina dispondrá del servicio de varios satelitales propios y alquilados, redes de radares y un buen servicio de sensoramiento remoto portable sobre satélites, aviones, drones, para optimizar el manejo de insumos variables.

Las máquinas ofrecerán un total registro de datos y trazabilidad del proceso realizado y cada movimiento será controlado en tiempo real; sus operaciones serán comunicadas al celular del interesado (la robótica y las TICs en su máxima expresión).

Es de esperar que el 2025 encuentre al sector de máquinas y agrocomponentes argentinas muy actualizado y diversificado con competitividad sistémica, y con nuevos puestos de trabajo especializado.

 

Como siempre expresa Mario Bragachini en sus charlas, la agricultura de precisión se afianza día a día entre los productores y “la inteligencia artificial llegó para quedarse en el sector metalmecánico del agro”.

Por tal motivo, antes de concluir la entrevista, conversamos sobre las posibilidades de capacitación que brinda la Red de Agricultura de Precisión público-privada que lidera el INTA Manfredi. La misma ofrece cursos gratuitos y abiertos al público en general, sobre herramientas disponibles para el “Procesamiento de Mapas de Rendimiento”, y el tradicional “Curso Internacional sobre Agricultura de Precisión” que anualmente se realiza en la EEA INTA Manfredi (Córdoba) y que cuenta además con la Exposición de Máquinas Precisas.

Este año, su 15º edición tendrá lugar el 28 y 29 de septiembre próximos, se trata de un espacio de actualización técnica con más de 30 especialistas en 3 auditorios simultáneos de capacitación, con una muestra estática y dinámicas a campo, que lo convierten en un megaevento único en su especialidad en el cono sur.

Nota: Los gráficos y cuadros expuestos en este artículo, corresponden a la presentación original de Mario Bragachini – INTA EEA Manfredi, y se reproducen por gentileza de su autor.


Última actualización el Sábado, 13 de Agosto de 2016 22:36