MAÍZ: Incertidumbre entre “La Niña y El Niño”
Balance 2012 - 2013


Con motivo de la reunión de cierre del año de las Cuatro Cadenas de Valor de cultivos, llevada a cabo el último 11 de diciembre en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, entrevistamos en forma exclusiva para AgroPROYECTUAL al ingeniero Alberto Morelli, Presidente de MAIZAR (Asociación de Maíz y Sorgo de Argentina) para conocer la situación presente del cultivo de maíz ante las dificultades que se presentaron en los últimos meses debido a la sucesión de fenómenos meteorológicos que atentaron contra la normal siembra en importantes zonas de nuestro país.



Desde la asociación MAIZAR hace tiempo que sus integrantes trabajan para la concientización de los productores y técnicos sobre la importancia que tiene el maíz como cultivo de verano en la rotación agrícola. Las empresas de tecnología agropecuaria han apostado a este cultivo a través de grandes avances en materia genética y biotecnológica. Pero, a pesar de ello y de la propia intención de siembra de los productores, en las dos últimas campañas la expansión del área de siembra y el rendimiento potencial esperado no pueden expresarse totalmente por cuestiones meteorológicas imperantes en las principales zonas de producción del país.
Después de una campaña 2011/12, afectada por las sequías producto del fenómeno de La Niña, el maíz de primera fue el cultivo de verano que más sufrió sus efectos. Mientras que los maíces tardíos y de segunda tuvieron una buena respuesta en su rendimiento.
Si bien Alberto Morelli reconoció que las expectativas que precedían a la siembra de maíz para la nueva campaña 2012/2013 eran muy promisorias y mostraban a partir del mes de agosto una clara intención por parte de los productores de aumentar la superficie sembrada para este cultivo, las condiciones de exceso hídrico que afectaron a gran parte de la región pampeana en los últimos meses, postergaron en algunos casos la siembra del maíz de primera, al punto tal que algunos productores estiman la posibilidad de efectuar maíces tardíos  o un maíz de segunda. Aunque en otros casos, lamentablemente para ciertas zonas los problemas de inundaciones y falta de piso han impedido directamente la siembra de cualquier cultivo de verano.
El presidente de MAIZAR, de manera responsable, manifestó que prefiere esperar hasta enero en que finalice la siembra antes de arriesgar cualquier posible valor numérico para el cultivo.