VALOR AGREGADO EN GRANOS
Producir + Industrializar + Gestionar


 

Durante la presentación de la Maestría en Producción e Industrialización de Cereales y Oleaginosas, creada recientemente por la Universidad de Lomas de Zamora, en conjunto con los Institutos Nacionales de Tecnología Agropecuaria e Industrial - INTA e INTI- se destacó la necesidad de contar con estudios de posgrado que permitan la formación de recursos humanos capacitados para agregar valor a los commodities que tradicionalmente Argentina exporta al mundo.
Al término de su conferencia, entrevistamos en forma exclusiva para Agroproyectual al Ingeniero Nicolás Apro, del INTI, quien se refirió a la importancia que reviste para el país el adicionar valor a la producción de granos, las posibilidades que se abren para la exportación de nuevos productos industrializados y la necesidad de gestionar procesos de este tipo.

 

El pasado16 de diciembre, asistimos a la presentación de la Maestría en Producción e Industrialización de  Cereales y Oleaginosas, organizada por  la Universidad de Lomas de Zamora (UNLZ), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

La jornada contó con la presencia de las autoridades de la Universidad de Lomas de Zamora representadas por el Ing. Oscar Manuel Pascal, Decano de la Facultad de Ingeniería, y por el Ing. Carlos Alberto Rossi, Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias. Ambos coincidieron en señalar la importancia que reviste para el país el contar con profesionales idóneos en la especialidad, y el orgullo que esta novedosa propuesta de posgrado (es la primera que otorgará estas competencias en Argentina) se haya originado en la propia Universidad de Lomas de Zamora, reconociendo que la concreción de la misma es posible gracias al convenio interinstitucional logrado con INTA e INTI.


La presentación formal estuvo a cargo del Dr. César Gabriel López, Director de la Maestría y Profesor de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNLZ, quien explicó los objetivos y alcances y brindó una detallada reseña sobre el plan de estudios de la nueva maestría, que cuenta con la aprobación de la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria).

El posgrado que comenzará en el mes de abril de 2012, está destinada a tecnólogos, investigadores, profesionales de empresas, responsables del área de I+D y de implementación de proyectos de innovación tecnológica,  vinculados a la producción, industrialización y gestión del sector de cereales y oleaginosas. Los aspirantes deben ser egresados de carreras universitarias de grado (con no menos de cuatro años de duración). Está prevista una duración de dos años de curso y el desarrollo de una tesis para su aprobación.

Al término de su exposición, conversamos con el Dr. César López, quien señaló que: “el objetivo es capacitar a los profesionales de empresas agroindustriales, en la producción, dirección, gestión de las tecnologías, almacenamiento e industrialización de cereales y oleaginosas, para lograr el fortalecimiento de las economías regionales.”

Consultado sobre las competencias del futuro egresado, López destacó que: “Si bien el título otorgado es el de Magister en Producción e Industrialización de Cereales y Oleaginosas, se pretende generar alternativas científicas y tecnológicas específicas orientadas a la Producción e Industrialización, y a la Gestión e Industrialización de granos.”

Con respecto al Plan de Estudios, el Director de la Maestría explicó que está estructurado en dos ciclos: “El ciclo inicial comprende las asignaturas básicas comunes a ambas orientaciones, con materias  introductorias a la Producción y Mejoramiento Genético de granos, a la Alta Dirección de Empresas, Estadística y Metodología Científica. Mientras que en el ciclo específico se abordarán las asignaturas con contenidos significativos para cada orientación específica”.  Asimismo, destacó la relevancia académica del plantel docente a cargo de cada materia y la participación especial de destacados profesionales invitados para el tratamiento de temas puntuales.


En este marco, se presentó el Ciclo de Conferencias “El Desafío de la Industrialización de nuestra producción primaria: Cereales y Oleaginosas”.

La conferencia inaugural estuvo a cargo del Ingeniero Nicolás J. Apro, Director del Centro de Investigación y Desarrollo para la Industrialización de Cereales y Oleaginosas del INTI, quien disertó sobre “Valor agregado a los granos en las economías regionales”.

Sin duda la exposición del Ingeniero Apro se constituyó en el mejor panorama práctico de presentación para la nueva maestría. Durante su disertación mostró las posibilidades que ofrece hoy la investigación aplicada a la industria procesadora de cereales y oleaginosas que permiten agregar valor en origen a la producción de granos y acceder a mercados internacionales específicos.

A continuación transcribimos algunos párrafos significativos de la conferencia brindada por Nicolás Apro.

“Actualmente la cadena de valor de granos en Argentina presenta ciertas debilidades, que a largo plazo afectan el sistema, entre ellas se destacan la exportación de fertilidad (no se reponen nutrientes en la medida que se extraen), marcada tendencia a la commoditización  y gran utilización de granos como forrajes. Para revertir esta situación, los tradicionales conceptos de cantidad, commodities y forrajes deberán desaparecer o transformarse en modernos conceptos de calidad, nichos e industrialización.”, anticipó Apro.

“Las tecnologías actualmente disponibles y en desarrollo para la industrialización no tradicional de granos en INTI, comprenden diversos procesos de descascarado, pelado, extrusión, prensado, molienda seca, tratamientos térmicos, molienda húmeda, malteado y tratamiento de aceite.”, señaló el especialista.

A continuación mostró al público imágenes  de plantas industriales que ya funcionan en diferentes ciudades del país y que responden a diferentes proyectos de innovación, al tiempo que agregó: “Hoy el desarrollo de plantas de molienda húmeda permite agregar valor no sólo al maíz sino a numerosas especies de granos. Al igual que el malteado que se asociaba tradicionalmente a la cebada en la producción de cerveza, hoy se aplica a diferentes especies. Los procesos de extrusión permiten elaborar productos exportables (galletas, snacks, etc.). Asimismo el cultivo y procesamiento de granos no tradicionales como: maíz blanco y waxy, sorgo blanco, trigo waxy, girasol alto oleico, soja con mejor perfil lipídico, sésamo, canola-colza, lino. Especies de amaranto, quinoa, chia, mijo, sarraceno y todo tipo de legumbres, encuentran cabida en distintos mercados del mundo. Las plantas procesadoras en origen cumplen un papel fundamental en la industrialización de esas materias primas.”

El Director del Centro de Investigación y Desarrollo para la Industrialización de Cereales y Oleaginosas del INTI, adelantó: “El futuro nos marca la especialización de la agricultura, el abastecimiento de nichos de mercado, el desarrollo de cultivos especiales en función de la cadena. El foco debe fijarse en el uso final. Un mayor control sobre la calidad total, con definición de parámetros de calidad industrial y un mayor conocimiento de las propiedades  físicas y bioquímicas de los cultivos. Las exigencias en tecnificación deben ser una constante. Asimismo también se desarrollarán cultivos no alimentarios.”

“Las tendencias actuales en agregado de valor a las cadenas son múltiples y aún existe mucho por investigar. A nivel internacional cada cliente tiene requerimientos y exigencias de calidad diferentes, por lo cual es imprescindible la especialización de la agricultura para generar los insumos con las características químicas y nutritivas diferenciales que hoy los mercados internacionales exigen.”, afirmó Apro, al tiempo que sostuvo: “Debemos aceptar el cambio de paradigma en alimentación, prevención de enfermedades y estar dispuestos a brindar las respuestas para ofrecer los productos que el mundo demanda”.

“En materia de mercados la competitividad crece cada día y exige innovación y nuevas tecnologías. El desarrollo de nuevos mercados se asocia a los nuevos usos. En la sociedad crece el interés por una alimentación sana, los productos no sólo deben parecer saludables, se exige el etiquetado y la calidad total a lo largo de la cadena;  al tiempo que se instala el concepto de la “Tierra al Plato”.”, concluyó el Ingeniero Apro.

Nota: para ampliar información consultar www.ingenieria.unlz.edu.ar/maestria