PDF Imprimir E-mail

ENSAYOS DE NUTRICIÓN EN EL CREA SUR DE SANTA FE
-Memoria y Balance en lotes experimentales con Siembra Directa-


Asistimos a una jornada de campo en la ciudad de Teodelina, organizada por FERTILIZAR Asociación Civil, junto a la Red de Ensayos de Nutrición de la Región CREA sur de Santa Fe y el IPNI. Esta experiencia práctica complementa y contrasta algunos aspectos del informe presentado en las últimas semanas por los directivos de la Asociación, en el que se analiza la falta de reposición de nutrientes y el deterioro del suelo por parte de rotaciones Soja - Soja. Por tal motivo entrevistamos en forma exclusiva para Agroproyectual al Ingeniero Pablo Pussetto, Presidente de FERTILIZAR, quien nos explicó la importancia de contar con esta red de ensayos de nutrición a largo plazo, para rotaciones racionales de Maíz-Soja-Trigo/Soja, en siembra directa, en la región sur de Santa Fe, que exhibe 10 años ininterrumpidos de análisis.





Desde la campaña 2000/01, la Región CREA sur de Santa Fe, en conjunto con el IPNI (International Plant Nutrition Institute), llevan a cabo en forma ininterrumpida una serie de ensayos con un protocolo común. La presentación estuvo a cargo del Ingeniero Miguel Boxler, Coordinador de la Red de Ensayos de Nutrición de la Región CREA sur de Santa Fe, quien expuso resultados muy significativos sobre los ensayos que se llevan a cabo en un establecimiento del CREA Teodelina. Asimismo, Adrián Correndo, representante de IPNI Cono Sur, complementó la presentación de Boxler con datos sobre la situación de otros nutrientes como el potasio.

Consultado el señor Balducci, propietario del establecimiento, destacó que este tipo de ensayos le permiten a su empresa -a mediano y largo plazo- comprobar de manera práctica, los beneficios de la fertilización balanceada, a través de la evaluación de los resultados económicos que presentan los técnicos del CREA en su análisis final.

A continuación reproducimos algunos detalles de la charla con el Ingeniero Boxler:
“Los ensayos se establecieron para dos rotaciones: Maíz-Soja-Trigo/Soja y Maíz-Trigo/Soja, con 6 tratamientos que combinan nitrógeno (N), fósforo (P), azufre (S) y otros nutrientes (boro. zinc, etc.) con 3 repeticiones, en siembra directa. Y a partir de ahí, se evalúan las respuestas directas y residuales a la fertilización, metodologías de diagnóstico, evolución de los parámetros físico-químicos referidos a calidad y productividad de suelos; y aspectos económicos sobre las mencionadas prácticas”.

Entre las conclusiones generales a las que se arribaron luego de diez años ininterrumpidos de experimentación cabe mencionar que:
-Los nutrientes más deficitarios en los suelos de la región son el nitrógeno, fósforo y azufre.
-En los cultivos de Trigo, los nutrientes que presentaron mayor respuesta fueron N y P.
-En Maíz, las mayores respuestas se presentan para N, P y S, respectivamente.
-En Soja 1º la fertilización con P+S presenta las mejores respuestas. Mientras que en Soja 2º los mejores resultados se obtuvieron con fertilización S, y en segundo orden a la fertilización de P.
-Hasta el momento no se observaron respuestas a otros nutrientes.
-La disponibilidad de N (pre-siembra) en el suelo se relaciona precisamente con las respuestas a N en los cultivos de gramíneas, en este caso, trigo y maíz.
-Para todos los cultivos, el nivel de P disponible permitió predecir la respuesta a la fertilización fosforada.
-Para maíz y soja, S-Sulfatos permitió diferenciar aquellos casos con mayor probabilidad de respuesta a fertilización azufrada.
-Efectos residuales: la fertilización fosforada presenta efectos residuales que se verifican luego en el nivel de P disponible en suelo; considerando el nivel inicial de P (previo) en suelo, siempre que la dosis aplicada sea mayor a la extracción producida por los cultivos. En algunos lotes, a juzgar por los rendimientos obtenidos, se registraron efectos residuales positivos hasta cuatro campañas después de interrumpidos los ensayos de fertilización N,P,S. 
-Con respecto a los niveles de potasio (K) disponible, si bien hasta el presente en la zona continúan siendo altos, en lo últimos diez años se observa una disminución como consecuencia de la gran tasa de extracción por parte de los cultivos y la falta de reposición del mismo. Esta tendencia marca un alerta de cara al futuro para muchos suelos de la región pampeana.

La fertilización balanceada NPS se traduce también en algunos aspectos físico–químicos evaluados:
-Mejora en la productividad de los cultivos y la fertilidad del suelo.
-Incremento en el nivel de materia orgánica.
-Disminución en los niveles de pH, posiblemente por el efecto de la acidificación que produce la fertilización debido al desbalance de cationes (calcio, potasio y magnesio) y la mayor actividad biológica registrada.
-Mejora en la calidad del ambiente edáfico, por el aumento en número y actividad de las poblaciones microbianas del suelo.


Nota: Agradecemos la atención de los anfitriones de la jornada:

Sr. Balducci (del establecimiento Balducci Hnos., donde se conducen los ensayos visitados);

Ing. Miguel Boxler, Coordinador de la Red de Ensayos de Nutrición de la Región CREA sur de Santa Fe; Ing. Santiago Rodríguez, Técnico grupo CREA Teodelina; Ing. Juan Pablo Ioele, Técnico grupo CREA Marcos Juárez;

Ing. Adrián Correndo, Asistente agrónomo de IPNI;

a los directivos de FERTILIZAR: Pablo Pussetto (Presidente), Jorge Bassi y Fernando Batista (Vicepresidentes) y María Fernanda González Sanjuan (Directora ejecutiva).


Para mayor información consultar www.fertilizar.org y www.ipni.net/lasc